Ya no se le ve tan triste. Tal vez la vida del crimen es su verdadera vocación.