Eso de vivir hacinado en la miseria más oprobiosa, o sea, lo digo por los crocs...